Ultimas Publicaciones

Pedicura en Casa: ¿Cómo Hacerte una Pedicura Perfecta?

Si miras tus pies en este momento… ¿Están preparados para lucir zapatos abiertos o sandalias? Usualmente la respuesta es no, porque no todas las mujeres decidimos ir a por una pedicura perfecta.

Pero si este también es tu caso, no debes preocuparte porque hoy te mostraré todos los detalles sobre la pedicura en casa. Los pies forman parte de un conjunto de belleza; si se encuentra desarreglados, abandonados, secos, con uñas desprolijas; el ideal de belleza se desvanece.

¿Estas preparada para hacerte una pedicura casera?

Diseños de Uñas para Pies

La decoración uñas pies también se utiliza mucho, al igual que en las manos; así quedarán hermosas y puedes elegir entre un sinfín de modelos de uñas para los pies.

pedicura casera

Te mostraré, entonces, algunos de los diseños de decoración de uñas de pies más utilizados:

Polka Dots: Es un diseño sencillo que consiste en pintar uñas pies con puntos de colores, de los tamaños que más te gusten. Puedes utilizar una horquilla, un palillo, o lo que encuentres en casa con punta redondeada.

Francesa: La pedicura francesa es tradicional, pero nunca deja de ser perfecta, actualmente también se usa mucho la francesa invertida.

Rayas: Otra de las tendencias que irrumpe en la decoracion de uñas para pies es la de las rayas, puedes utilizar las tiras adhesivas especiales para ello, o bien puede cortar cinta adhesiva común para hacer las rayas del tamaño que quieras.

Flores: Se necesita un poco más de paciencia para dibujarte flores, pero nada es imposible. Si te gusta este diseño ¡Anímate!.

Ombré: En este caso, se obtiene como resultado uñas de pies decoradas con un estampado en degradé. Son originales y muy divertidas. Puede verse difícil, pero el efecto lo logras con paciencia y con una esponja.

Periódico: Tengo que admitir, que este es uno de mis diseños favoritos. Para conseguirlo tienes que usar una hoja de periódico o de una revista y mojarla con alcohol.

Caviar: Este diseño consiste en colocarte en las uñas unos pequeños avalorios que puedes conseguir en las tiendas y pegarlas en tus uñas cuando aún el esmalte esté húmedo.

Hay muchos diseños para lucir en tus uñas, solo tienes que elegir el que más te guste y animarte a hacerlo.

Pedicura Paso a Paso

decoracion de uñas de pies

He visto muchas consultas sobre como hacerse la pedicura en casa, y ahora voy a dar la respuesta. Con este paso a paso, lograrás tener unas uñas soñadas y en poco tiempo:

1- Quita el Esmalte

En el primer paso lo que tienes que hacer es quitarte el esmalte que tengas con un algodón y quita esmalte. Luego de eso, pon tus pies en remojo en un recipiente con agua caliente; si quieres sentirte en un spa, puedes agregar gotitas de aceite o sales de baño.

2- Corta tus Uñas

La mejor forma de cortar las uñas es recta, esto da un aspecto más prolijo y profesional. ¿Cómo saber hasta dónde cortar? La recomendación es guiarte por la yema del dedo, corta la uña hasta el borde de la misma, ese será el largo perfecto.

3- Limar y Darle Forma

A continuación tienes que ir a buscar tu lima, no lastimes la uña, lima con suavidad, primero con la parte rugosa; para dar la forma, y luego con la parte más fina para lograr suavizarla.

Es recomendable que limes los bordes y las esquinas de las uñas para que los bordes se vean delicados.

4- Empuja y Limpia

Cuando hayas terminado con las uñas, llega el turno de las cutículas. Aplícate un producto ablandador de cutículas y déjalo actuar por un minuto aproximadamente, luego remoja tus pies en agua caliente.

Cuando todo esté listo y blando, agarra el empujador y con la parte biselada retira las cutículas cortándolas.

5- Suavizar la Piel

Las durezas y callosidades son muy comunes en los pies, generalmente se dan en zonas donde hay roce o presión constante. El problema es que el propio organismo produce más queratinocitos para proteger la piel y se engrosa, lo que crea las durezas. Parte de saber como hacer la pedicura, consiste en tener pies suaves y bonitos, y hay que tomar cartas en el asunto.

Para eliminarlas debes colocar los pies en remojo en agua caliente por aproximadamente 5 o 10 minutos. A continuación debes usar unas limas especiales para retirar las células muertas. Si tienes callosidades notorias, repite este procedimiento varias veces a la semana.

decoracion uñas pies

6- El Momento de la Decoración

Llega el final de como hacer pedicura en casa, y acabamos con la decoración de las uñas, el procedimiento final puede variar de acuerdo al diseño que hayas elegido, pero en general es similar:

  • Lo primero que debes hacer es aplicar una capa de base para que te ayude a proteger tus uñas, además le da más duración al diseño.
  • Ahora sí puedes aplicar la primera capa del color que hayas elegido. Procura que el esmalte llegue hasta las cutículas y hasta las esquinas. Deja secar al menos dos minutos.
  • Aplica la segunda capa de esmalte y esta es la parte en la que se aplica el diseño que quieres para tus uñas. Deja secar el tiempo necesario.
  • Aplica una capa de acabado, con esmalte transparente para proteger el diseño y darle brillo a las uñas.
  • Limpia los bordes y deja secar.

¡Felicitaciones! Ya has aprendido como hacer la pedicura… Ahora ya puedes intentarlo, no te olvides de contarme y mostrarme cómo te ha quedado…

La cistitis no es tan terrible

¿Qué es la infección urinaria o cistitis?

La cistitis es una inflamación de la vejiga urinaria, causada por una bacteria, que afecta mayoritariamente a las mujeres e impacta mucho sobre la calidad de vida de quién la padece.

Se calcula que entre un 50-60% de las mujeres padecen algún episodio de cistitis a lo largo de su vida, y muchas de ellas la presentan de forma repetida, lo que se denomina cistitis recurrente o de repetición.

La bacteria que con mayor frecuencia causa la cistitis es la Escherichia coli o E. coli, la cual habita de manera natural en el tracto digestivo, donde colabora en la digestión y absorción de los alimentos.. Esta bacteria tiene forma de bastoncillo, motivo por el que se clasifica como bacilo, y se caracteriza tener una cubierta que posee unos pelillos, que le permiten adherirse a superficies epiteliales como la pared del tracto urinario, y unos filamentos alargados que le permiten desplazarse y trepar hasta el interior de la vejiga urinaria.

¿Qué me ocurre? ¿Por qué me pasa?

El bacilo E. coli, habitual de la flora intestinal, aprovecha determinadas circunstancias para salir del intestino, ascender por la uretra e invadir la vejiga urinaria, comportándose de este modo como un germen invasor y problemático. Una vez en la vejiga urinaria, gracias a sus pelillos, se adhiere a la pared y se reproduce produciendo una reacción inflamatoria aguda que es la causante de todos los síntomas relacionados con la cistitis.

Las manifestaciones propias de la cistitis son: escozor al orinar, dolor en el bajo vientre, justo por encima del pubis, sensación de una necesidad urgente de ir a orinar y necesidad de orinar con mucha más frecuencia de lo habitual, pero expulsando muy poca cantidad de orina cada vez. En algunas ocasiones puede presentarse sangre en la orina o fiebre no superior a 38º. Si la fiebre es más alta debe reconsiderarse el diagnóstico ya que es probable que no se trate de una cistitis, sino más bien de una infección del riñón (=pielonefritis) que precisa diferente atención médica.

Existen varias circunstancias que favorecen que el bacilo E. coli pueda invadir el tracto urinario y provocar una cistitis. Las distintas situaciones que favorecen las cistitis se denominan factores de riesgo.

Factores de riesgo

Entre las circunstancias que favorecen que el bacilo E. coli pueda invadir el tracto urinario y provocar una cistitis, se encuentran:

  1. Ser mujer:
    La menor distancia entre el ano y la uretra en las mujeres facilita la contaminación por continuidad. Además, la menor longitud de la uretra en la mujer hace más fácil que el bacilo E. coli alcance la vejiga urinaria y provoque una cistitis.
  1. Relaciones sexuales:
    La actividad sexual supone una maniobra de fricción que favorece la penetración de bacterias procedentes del tracto intestinal al urinario. Es importante destacar que no se trata de un contagio, por lo que no es una infección de transmisión sexual o venérea. La relación entre el coito y la cistitis no se debe a ninguna postura en particular, pero si que existe mayor riesgo cuando se trata de un contacto sexual intenso después de una larga temporada sin sexo.
  1. El uso de dispositivos intravaginales:
    Los diafragmas, si no están bien colocados, pueden representar un elemento que comprima a la vejiga e impida su correcto vaciado, situación que facilita el desarrollo y crecimiento de bacterias colonizadoras como E. coli. Además, se utilizan frecuentemente junto con espermicidas, sustancias que pueden resultar irritantes de las mucosas vulvovaginales, con lo que pueden hacer más sensible a la uretra y empeorar la inflamación. Algo similar puede suceder con el empleo de preservativos ya que generalmente se encuentran recubiertos de material espermicida.
  1. Una higiene íntima incorrecta:
    La falta de higiene no es recomendable, y el exceso tampoco. Un exceso de higiene puede alterar la flora habitual que habita en la zona vaginal permitiendo la colonización por gérmenes procedentes de las heces, como el E. coli. Al utilizar la higiene íntima en exceso, como puede ser el lavado en el bidé, el manto graso desaparece y puede favorecer la aparición de la cistitis. Por otro lado, es necesario tener en cuenta que la limpieza de la zona alrededor del ano debe hacerse siempre de delante hacia atrás para evitar arrastrar las bacterias intestinales hacia la uretra.
  1. Llevar ropa ajustada, compresas o salvaslips:
    El roce que provoca la ropa ajustada (especialmente si es de nylon o de fibra artificial ya que son tejidos que dificultan la transpiración) y los complementos higiénicos como las compresas, facilita la transmisión de gérmenes y la irritación de la vulva y  de la zona cercana a la uretra.
  1. La toma previa de antibióticos:
    La flora vaginal habitual se compone de bacterias beneficiosas (bacilos de Doderlain) que impiden la invasión por otros gérmenes. La toma de antibióticos puede eliminar o alterar la flora habitual, con lo que facilita la invasión de la vagina por gérmenes oportunistas procedentes de las heces como el E. coli, que tendrán que recorrer una menor distancia para poder colonizar el tracto urinario
  1. La menopausia:
    Durante la menopausia, con la disminución de los estrógenos naturales, se suceden unos cambios fisiológicos, como la modificación de la acidez natural y del entorno vaginal, así como una disminución de la capacidad de lubricación, que aumentan la predisposición a padecer cistitis.
  1. El embarazo:
    La cistitis es un problema frecuente durante la gestación, principalmente por los cambios hormonales y anatómicos que se producen en esta etapa. Es importante la realización de cultivos urinarios durante este periodo para descartar la presencia de bacterias en orina, ya que la aparición de una cistitis durante el embarazo se asocia frecuentemente con el desarrollo de una pielonefritis (infección del riñon), la cual puede tener consecuencias graves para la madre y su futuro hijo.
  1. Alteraciones de la vejiga o del tránsito urinario:
    Los embarazos previos y la edad debilitan la musculatura del periné y el suelo pélvico, lo que hace más probable que los órganos genitales internos desciendan y asomen por la vulva. De este modo cualquier alteración en la disposición de la vejiga, como la vejiga caída o cistocele, o alteraciones del flujo urinario, como el reflujo, pueden dificultar el vaciado de la vejiga y favorecer la colonización bacteriana. Por otra parte, la incontinencia urinaria se asocia a la cistitis por un doble motivo; debido al mal funcionamiento de la musculatura que impide la correcta evacuación voluntaria de la orina, y por otro debido a que el escape hace que la mujer lleve algún tipo de compresa absorbente que un aumento de la humedad local, que favorece la colonización de la uretra por los gérmenes.
  1. Padecer diabetes:
    La diabetes es una alteración del metabolismo que produce un aumento de la concentración de la glucosa en sangre. Esta circunstancia, si no está bien controlada, conlleva una serie de modificaciones en el organismo que favorecen se desarrolle con mayor facilidad una cistitis. Por otro lado, la aparición de una cistitis en las mujeres diabéticas puede generar un desorden grave en el control de sus niveles de glucosa y empeorar las consecuencias de la cistitis.

Falsos mitos

Hay varias creencias falsas entorno a la cistitis que condicionan una mala información y en consecuencia, pueden motivar actitudes erróneas sobre esta entidad.

No es cierto que la cistitis:

Sea una infección de transmisión sexual

A pesar de que la cistitis se presenta con mayor frecuencia en mujeres sexualmente activas por la fricción que a menudo conlleva la relación sexual, no corresponde a una infección sexual o venérea, ya que es una infección producida por bacterias propias del tránsito intestinal que colonizan e invaden el tracto urinario.

Sea contagiosa

La cistitis es una infección causada principalmente por el bacilo E. coli, bacteria propia del tracto intestinal que en determinadas circunstancias coloniza el tracto urinario, con lo que no depende del contacto con otras personas, sino de la capacidad del bacilo para trasladarse al tracto urinario.

Sea una infección provocada por el frío o la humedad

La cistitis es una infección causada principalmente por el bacilo E. coli, bacteria propia del tracto intestinal que en determinadas circunstancias coloniza el tracto urinario. El frío o la humedad no son en sí mismos causantes de la cistitis.

Se relacione con un déficit de higiene

Una correcta higiene íntima corresponde a aquella que no sobrepasa ni por defecto ni por exceso. Si bien es evidente que debe asearse la zona genital, un exceso de higiene puede producir una alteración de la flora bacteriana vaginal, responsable de impedir la invasión por gérmenes nocivos, como el E. coli.

Sea una entidad fácil de diagnosticar

La cistitis puede confundirse con otras alteraciones que se manifiestan con molestias en la zona genital como vaginitis, uretritis, alergia a los preservativos, etc.… Por ello, es necesario consultar con un médico cuando se presenten síntomas sugestivos de cistitis, quien realizará el diagnóstico y establecerá el tratamiento correcto.

Tratamiento y prevención

  1. Tratamiento
    Ante la sospecha de un episodio de cistitis, es imprescindible consultar con un  médico, ya que el tratamiento de un episodio agudo de cistitis se basa en la prescripción de un antibiótico, de los que existen una gran variabilidad de dosis, pautas y duración. Los antibióticos son compuestos químicos que combaten la reproducción de las bacterias, su persistencia en el organismo y su viabilidad. Actualmente las pautas de tratamiento han disminuido su duración, existiendo opciones terapéuticas efectivas que se administran en dosis única, asegurando así el cumplimiento terapéutico.
  1. Prevención
    Un alto porcentaje de mujeres presentan más de 2 episodios de cistitis al año, por lo que deberían considerar medidas que aumenten las defensas naturales y disminuyan la probabilidad de colonización por parte del bacilo E. coli.Las medidas útiles para disminuir la probabilidad de presentar cistitis son aquellas que potencian los mecanismos de defensa contra la infección, básicamente el correcto vaciado vesical, el pH ácido del medio vaginal y la orina, el manto graso normal de la piel genital y la presencia de bacterias normales de la flora vaginal. Entre ellas se encuentran:
  • Tomar mucha agua (entre 1,5 y 2 litros al día) para ayudar a eliminar las bacterias presentes en la orina al ser arrastradas mediante el chorro miccional.
  • Realizar micciones más frecuentes, aproximadamente cada 3-4 horas, y eliminar totalmente el contenido de la vejiga en cada micción. El estancamiento de la orina es el medio ideal para que los gérmenes se multipliquen.
  • Realizar una limpieza correcta de la zona genital después de evacuar, siempre de adelante hacia atrás, y evitar el lavado de la piel genital con jabones que retiren el manto graso de la piel…
  • Orinar inmediatamente después de mantener relaciones sexuales. La micción poscoital es imprescindible para prevenir la colonización bacteriana de la vejiga de la mujer.

  • Evitar el estreñimiento con una alimentación adecuada (favorecer la toma de fibra natural con frutas, verduras, etc…).
  • Realizar ejercicios del suelo pélvico para reforzar la musculatura y disminuir el riesgo de incontinencia urinaria.
  • Tomar vitamina C para ayudar a reforzar las defensas y acidificar la orina. Las bacterias ven dificultado su crecimiento y multiplicación en un medio ácido.
  • Tomar extractos de arándanos, sustancia que impide la adhesión del bacilo al tejido del tracto urinario, con lo que mantiene la salud del tracto urinario.