¿Cómo expulsar tus flemas de forma natural?

¿Quién no ha sufrido con la tos en distintos momentos y no sabe cómo eliminarla? Por este medio estaremos destrabando las respuestas a esta pregunta que sacude a tantos en momentos determinados. Expulsar tus flemas más nunca será difícil.

Lo primero que hay que entender es que la tos no es una enfermedad, sino que cuando la sufrimos, se trata de la reacción que tiene el cuerpo ante la obstrucción de vías respiratorias por motivo de alergias, tabaquismo, respiración de un aire dañado o contaminado, e incluso infecciones. Por decirlo de alguna forma, la tos no es otra cosa que el síntoma de estos males.

Igual, no hay que caer en pánico ya que, afortunadamente, hay remedios bastantes efectivos para expulsar tus flemas de forma natural. Tendrás los resultados al alcance en poco tiempo y no son caros. A continuación, todos los métodos y detalles para expulsar tus flemas.

Proceso de vaporización en las áreas afectadas

Una buena opción para curarse de la flema es el conocido método de la vaporización. Solamente tienes que hervir agua y, tras cubrir tu cabeza con un paño, respirar ese vapor. Cabe acotar que en caso de incorporar eucalipto, será mucho más efectivo.

Este método te ayudará a expectorar la garganta y la nariz y debe hacerse antes de irse a dormir. De esta forma, será mucho más efectivo y congeniará con el descanso nocturno. Los resultados serán inmediatos.

Beber Té

Otra opción efectiva es beber algunos tipos de té específico que te ayudarán a eliminar la flema. Entre los sabores escogidos que te ayudarán están eucalipto, limón y por supuesto manzanilla. Una vez hagas esto, verás cómo habrás podido expectorar bastante mejor.

Lo ideal es beber estos tés en el transcurso del día, para poder hidratarse y conseguir que las flemas y la garganta se suavicen tras los embates de la tos.

Drenar mucosidad por medio de una solución salina

Otra alternativa para expulsar tus flemas de forma natural es la solución salina que permite drenar todo lo referente a la mucosidad. No requiere mayor atención. Puedes valerte por ti mismo preparando el rociador que permita abrir el aire y destapar la mucosidad de la nariz con sal, bicabornato de sodio y evidentemente agua hirviendo.

Solamente debes hacerte esta receta incorporando los ingredientes mencionados y, aprovechando una pera de succión, ingresar todo en la nariz con la cabeza hacia abajo para que el agua salga junto a toda la mucosidad.

El tratamiento te ayudará a descansar mejor y a no tener más toda esa flema que impide el sueño y da malestar a la hora de ejercer la respiración. Como recomendación, vale acotar que es ideal hacer este procedimiento para evitar dolor de garganta, producido por el esfuerzo de respirar con la boca abierta.

Beber cucharada de miel con pimienta

Uno de los remedios naturales caseros más sencillos. Toma un poco de miel con un toque de pimienta blanca. Esto combatirá la tos y de paso te dará tranquilidad en toda la jornada. Es bastante efectivo, fácil de preparar y muy rápido de hacer.

Otro jarabe, en esta ocasión con ajo

Otro de los ingredientes ideales para eliminar la tos y la flema es el ajo. Solamente se debe moler tres dientes y mezclar con la miel para hacer un jarabe efectivo que mermará por completo este malestar.

Si lo tomas tres veces por día, verás los frutos desde el día uno. Esta receta también puede conseguirse rebajado en taza de agua, como si fuese té. En este último caso, ayudará también en la garganta.

Leche

¿Quién no conoce la leche con miel, clásica receta de nuestras madres o abuelas? Lo cierto es que funciona y muy bien, aliviando además la enfermedad y ayudando a tener un descanso más óptimo. No falla y se valorará bien.

Tomar agua

Beber agua es una manera excepcional para sacar todas las flemas. Eso sí, en lo que sientas que están por ser expulsadas, no es recomendable guardárselas por un tema de pena, sino que debe ser sacadas rápidamente.

La recomendación es muy clara: tomar mucha agua y no retener la flema bajo ninguna opción.

De seguir estos consejos, no es de extrañar que la recuperación sea meteórica. Solo tienes que beber líquido, expulsar lo que tienes, respirar aire puro y caliente y descansar bastante, para resumir un poco lo de antes. Igual, importante verificar los detalles expuestos para eliminar la tos.